27.3 C
Málaga
lunes, 20 septiembre, 2021

La historia secreta de la vid andaluza (y española) más antigua, de la que hay constancia documental

No te pierdas

Una vez que la enología se ha consolidado como ciencia social, aquí hay una noticia que permitirá al absurdo obstinado o al bebedor más corriente deslumbrar a los verdaderos expertos en cualquier cata de vinos profesional. Haz la prueba con ese yerno que es esnob como fan de Matarromera: pregúntale en el perchero con vasos dónde está o dónde cree que se le puede erradicar la vid más antigua documentada conservada en España, la primera hoja de parra del paraíso adámico del vino local, que actualmente exporta 2.000 millones de litros al año al mundo. – ¿Rioja? No. «¿Quizás el Duro Riverfront?» Frio muy frio. «¿En Cataluña, tal vez?» Ninguno.

Si la primera pista es Andalucía, seguro que el catador apostará por Jerez de la Frontera y su entorno. «¿Agua también? Está bien: entonces digo en Montilla-Moriles». Y cuando señala que estamos hablando de Provincia de huelva, señalará -con dedo y absoluta convicción- a la comarca y tal vez incluso revele -con mayor acierto- que los primeros viñedos plantados en el Nuevo Mundo procedían de esta comarca onubense y tal … Pero esto no ha dado en la uña (o más bien con la planta), aunque hay que admitir que es prácticamente imposible deducir la respuesta correcta.

Guarde una foto de la vid (hasta dos metros de altura) cargada de uvas en ciernes.

El viñedo más antiguo del que existen pruebas documentales en España continúa floreciendo, primavera tras primavera y durante al menos 251 años, en un patio apartado ubicado en el centro histórico de Valverde del Camino, cabecera del distrito minero de Andévalo en Huelva, reconocido internacionalmente por la calidad y solidez de su industria del calzado.

Bebida de uva de la vid Valverden.

Estamos hablando de la antigua casa de Familia de Martín Rodríguezubicado en el Valle de la Fuente (la calle central de los naranjos en Valverde) y regido por un solo número busto de cervantes que revela el gusto por las artes de sus habitantes. En el patio es donde vid muy probable aniversario de tres años. ¿Y cómo se certifica su longevidad? De la única manera posible: en un documento público oficial, en particular por un registro desde 1770 que forma parte del Archivo Histórico Provincial de Huelva.

Venta por parte de los nietos de Juan Romero de algunas de las principales viviendas residenciales ubicadas en la calle de la fuente al abogado Don Francisco Caballero de Bolaños, abogado de los Reales Consejos, párroco, vicario y párroco de la citada localidad de Valverde del Camino. Septiembre siete de mil setecientos setenta años«, lee la nota escrita a mano. El notario de ex Oficina de Contabilidad Hipotecaria (precedente histórico del registro de propiedad actual) describe en detalle la propiedad original, reflejando que había «dos patios y en ellos algunos árboles frutales y una vid» bajo cuya discreta sombra han jugado consecuentemente muchas generaciones de niños de Valverde.

El corcho de alcornoque ayuda con el peso.

Esta ubicación interna en un una ciudad casi sin tierra ni tradición agrícola (A mediados del siglo XVI, había viñedos en la zona de Saltijo – ahora conocida como Los Pinos de Valverde – debido al boom exportador de vino a América, pero deja de contar) al final era ideal para sobrevivir plaga de filoxera, que devastó viñedos históricos nacionales entre finales del siglo XIX y principios del XX, entrando mortalmente en la provincia de Málaga, en particular a través de una finca llamada «La Indiana» en Moklineho en medio de 1878. La única alternativa realista que se requiere trasplante y esto es lo que (lamentablemente) tuvo que acabar, tarde o temprano, en todas las regiones vitivinícolas andaluzas o españolas.

Tenemos acceso al patio y podemos tomar algunas fotografías con la amable asistencia de Enrique Martín, uno de los actuales propietarios de la casa (adquirida por sus antepasados ​​en 1801 por este sacerdote excepcional y singular llamado Francisco Caballero, natural de Zalamea la Real y nombrado por un funcionario del siglo XVIII). Para las divisiones, Enrique nos dirige a uno de los verdaderos expertos en la materia: Miguel Lara, técnico del Rancho de La Merced de Jerez, centro adscrito al Instituto Andaluz de Agricultura, Pesca, Alimentación y Producción e Investigación Ecológica (IFAPA), dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y punto de partida para enólogos y viticultores mucho más allá de Despeñaperros.

Miguel Lara en Valverde poda la vid.

«Me gusta hablar de eso sola vid. Cada vez que podía, los fines de semana o fines de semana, corría a Valverde del Camino con mi auto, mi esposa y mi hijo para ayudar con la poda, porque esta cepa se lo merece. mi estar vivo, dificil de preservar y, en mi opinión, elemento valioso e importante de nuestro patrimonio histórico y cultural«Lara aporta, certifica que» corresponde a un bebida de uva«.

Por eso, centrémonos en el héroe indiscutible de este informe. Incluso con deformaciones del tronco (la carga descansa sobre una guarda: un tocón auxiliar de alcornoque, perfectamente disfrazado, aunque ha pasado menos de una década desde su dolorosa instalación por parte de un trabajador municipal, Juan Carlos Castilla Soriano), estamos hablando de un patrón que supera los dos metros de altura y cinco ramas gracias al mirador de varillas de hierro que lo corona y que se remonta al menos al siglo XIX: “Es una belleza porque primero se bifurca y luego termina horizontalmente en la red de alambres, que te permite obtener la máxima iluminación a la altura ideal tanto para poder trabajar desde abajo Me encanta ocupar este espacio interior con mesas y sillas a la sombra del viñedo«.

Miguel Lara también destaca la belleza de los racimos y las hojas: «Regala uvas elípticas, cortas, parduscas, muy sabrosas y dulces. Y la mejor parte es que es triple uso: utilizado para vino, mesa y pasas. Y la hoja es hermosa, redonda y con forma pentalobulada«Esto también confirma el tuyo sorpresa constante durante siglos se ha acumulado la supervivencia. “Está claro que siempre depende del destino y que en este caso estamos hablando de una cepa casera, como las del patio de la bodega, que pueden durar mucho tiempo. viñas de viñedos cultivados tradicionales del condado de Huelva suelen durar entre 60 y 80 años. Y ahora, con poda y recolección mecanizadas y sin mano de obra, pueden soportar varios 30 o 40 años«.

La modelo, hermosa en junio de 2020.

El verdadero secreto de su longevidad se puede encontrar en masa de agua: un arroyo natural fluye por las entrañas del Valle de la Fuente, que el argentino analiza este un mágico patio andaluz con un pozo a escasos metros de sus raíces: «Todo lo que aquí se siembra crece exponencialmente», gracias a Enrique Martín, que recuerda a su pariente Reposo Araras (que lleva el nombre de la Virgen del Reposo, patrona de Valverde), nacido en 1878 y murió en 1975, que Recordó la vid en su infancia con el mismo look que lucía en el siglo XX., aunque la escasez de poda en las últimas décadas ha reducido su fuerza.

Por eso la intervención y mimos de este técnico altruista de IFAPA llamado Miguel Lara, poda o recuperación hospitalaria (usando conexiones de cables ambientales biodegradables) que fueron interrumpidas este último año por la maldita pandemia de COVID-19. Pero tenga la seguridad, porque está certificado que esta legendaria vid de Valverden logra sobrevivir incluso a las peores plagas.

Con bolsas colgantes para proteger la uva de picaduras, principalmente de avispas.

______________________________________

Autor del informe: Manuel Maria Besero

- Advertisement -spot_img

Mas noticias

¿Que te ha parecido la noticia?

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Otras Noticias