15.8 C
Málaga
sábado, 17 abril, 2021

Los archivos de la «defensa secreta» pidieron al juez que tomara una decisión

No te pierdas

Este es claramente un texto técnico que está en el centro de la batalla legal. E incluso una batalla democrática, confirman historiadores, archiveros y abogados que la acaban de atacar, por segunda vez, ante el Consejo de Estado.

La instrucción interdepartamental en cuestión, conocida como IGI 1300, proporciona acceso a archivos relacionados con la «protección secreta». Un derecho que se remonta a la Revolución Francesa y se reafirmó en 2008. Luego, la ley reafirmó el principio de notificación inmediata de los archivos estatales, estableciendo un plazo de 50 años para los documentos relacionados con la protección secreta.

Falta de personal

¿Qué dice este IGI 1300 que desata pasiones? En 2011, en esta revisión de las «Instrucciones de los Ministros para la Protección de la Defensa Nacional Secreta» se indicó que cualquier documento marcado como «secreto de defensa» debe ser primero desclasificado por la autoridad competente. Es decir, el sello y re-sello de la persona autorizada.

Este texto de diez años ha sido ignorado durante mucho tiempo y sus efectos se sintieron tardíamente. De hecho, a principios de 2020, algunos documentos obtenidos previamente sin dificultad dejaron de estar disponibles.

Falta de personal, trámite lento … Así, los fondos fueron bloqueados en el Servicio de Defensa Histórica en Vincennes, pero también en los Archivos Nacionales o en los archivos del Centro Histórico Science-Po en París, lo que dificulta el trabajo de investigadores y estudiantes.

La nueva versión de la instrucción, publicada en noviembre de 2020, establece que el deber de desclasificación se aplica a todos los documentos «ultrasecretos» desde 1934. En otras palabras, en particular, los fondos relacionados con la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Argelia.

«Una increíble pérdida de tiempo»

De los doce documentos reproducidos en el anexo a mi disertación defendida en 1999, seis están calificados como «secretos», como notas de servicio e instrucciones del ejército, o un informe sobre justicia militar dirigido al Ministerio de las Fuerzas Armadas. por la historiadora Sylvie Teno, especialista en la guerra de Argelia. El procedimiento de desclasificación no significa que no pueda verlos hoy, pero primero habrá que desclasificarlos, lo que es una increíble pérdida de tiempo. Y quién sabe, ¿quizás no todos? «

Un estudiante que trabajó en la Segunda Guerra Mundial bajo la dirección del historiador Olivier Viederca lo confirma, basándose en un caso específico: dos recuadros sobre el almirante Francois Darlan, comandante en jefe de las fuerzas militares entre abril y noviembre de 1942.

“Hasta el 31 de diciembre de 2019, se podían tener en dos o tres días sin ninguna restricción. Hoy, el Servicio Histórico de Defensa le responderá dentro de los diez días hábiles. O no hay documentos en el campo con la palabra “secreto” y se puede consultar, lo que, de hecho, nunca sucede. O deberás solicitar la desclasificación de documentos a los servicios de toma de decisiones, y esto puede llevar mucho tiempo, y además pueden decir “no”. «

Un cambio de enseñanza

Para los detractores que han presentado dos recursos ante el Consejo de Estado, IGI 1300 es una violación a la ley de 2008 que confirma la conexión automática de estos archivos 50 años después. “Hay un claro descontento de algunas administraciones que creen que este no es un período de tiempo suficiente para guardar los secretos de los que son responsables. ¡Pero el equilibrio ya ha sido arbitrado por el parlamento! ”Explica Noah Wagener, profesor de derecho de la Universidad de Rouen que participó en la redacción de las apelaciones.

En las estanterías del Archivo Nacional de París. / Laurent Weil / Difusión de Argos / Saif

Este reciente cambio en la doctrina de Sylvie Teno también lo vincula a «un imperativo de seguridad que justifica cada vez más la violación de las libertades individuales». Según ella, esto conduce a una situación «grave y absurda al mismo tiempo», cuando el derecho básico de un ciudadano se limita en nombre del riesgo, que en realidad es muy bajo. “Un yunque para matar una mosca”, sonríe. Los documentos sellados hace más de 50 años a menudo no tienen ningún interés estratégico. Ejemplo: una nota de información general de 1957 sobre miembros del Partido Comunista de Argelia, que aboga por la independencia. Fumar en ese momento es algo común en la actualidad.

La ley de 2008 también protege los documentos que podrían amenazar la seguridad humana durante cien años e inutiliza los relacionados con las armas de destrucción masiva. «Esta es una ley liberal porque establece el principio de comunicación directa de archivos públicos, pero no de manera irresponsable, porque prevé excepciones, en particular, este período de 50 años para archivos relacionados con secretos de seguridad nacional», dijo Isabella Neuschwander, inspectora General jubilado de cultura y ex director del Archivo Nacional.

El problema de los fondos

En la Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN), de donde se origina la normativa, la notificación de documentos de «defensa secreta» sin desclasificación previa se percibe claramente como «irresponsable» y contradice el Código Penal. La sociabilidad de los archivos en 50 años solo se puede aplicar a los documentos oficialmente desclasificados, – decimos en este servicio, que depende del Primer Ministro.

Por tanto, no se trata de endurecimiento, sino de un llamado al orden dirigido a las administraciones. Y el problema de los recursos se ha resuelto parcialmente: en 2020, el Servicio de Defensa Histórica reclutó a treinta personas para la desclasificación.

Este espíritu de responsabilidad, según SGDSN, no tiene nada que ver con las ganas de esconderse. El nuevo IGI 1300 también prevé revisar la clasificación del documento cada cinco años. Buena idea, responde Isabella Neuschwander, pero dentro de la ley. “Este monitoreo no puede aplicarse a documentos con más de 50 años que deberían ser elegibles para notificación. «

«Contradicción entre el discurso público del presidente y la práctica moderna de archivos»

¿Diálogo de sordos? La posición de SGDSN, el vínculo entre el gobierno y el presidente de la república, suscita más interrogantes porque no parece corresponder a las declaraciones de Emanuel Macron.

«Existe una contradicción entre el discurso público del presidente, que aboga por la transparencia, y la práctica actual de preservar archivos, que cierra la posibilidad de una mirada tranquila al pasado», dijo la historiadora Annette Viverovka, vicepresidenta del Consejo Supremo de Archivos en Ministerio de Cultura 1300. Algunos consideran peligrosa esta brecha, como Isabella Neuschwander, porque «puede provocar muchas explicaciones. Por mi parte, veo sobre todo incoherencia, incomprensión y un gran desconocimiento de los archivos».

Las dudas también se expresan en el Servicio Histórico de Defensa, que emplea a muchos historiadores y archiveros. El número de documentos sujetos a desclasificación, además de los permisos para la emisión de documentos menores de 50 años, no provoca optimismo sobre una mejora significativa en los plazos. «No podemos estar en contra de la ley o contra la palabra del presidente, dice incluso el ex jefe del servicio. ¿Por qué luchar en esta batalla perdida?»

———————

Base legislativa y jurisdiccional de la discusión

Ley de 3 de enero de 1979. Integrado en el Código de Patrimonio en 2004, define los archivos estatales, las condiciones para su colección y conservación, la notificación pública y el momento de no difusión.

Ley de 15 de julio de 2008. Modificado por un decreto de 29 de abril de 2009, modifica las disposiciones del Código del Patrimonio sobre archivos, en particular, confirma la comunicabilidad de los archivos públicos, establece un plazo de 50 años para los archivos secretos de protección y crea una categoría de los llamados archivos. «No infectado».

15 de septiembre de 2017 El Consejo Constitucional reafirma el acceso a los documentos de archivo como principio constitucional, refiriéndose al artículo 15 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

12 de junio de 2020 El Consejo de Estado coincide con el investigador sobre el acceso a los archivos presidenciales sobre la situación en Ruanda entre 1990 y 1995.

- Advertisement -spot_img

Mas noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Otras Noticias