26 C
Málaga
domingo, 13 junio, 2021

«Que la justicia pueda pasar y pedir disculpas»

No te pierdas

La Croix: ¿cómo toma el informe del Comité Duclert encargado de arrojar luz sobre el papel de Francia en Ruanda entre 1990 y 1994, presentado al Presidente de la República el viernes 26 de marzo?

Jeanne Aller Kayigirva: Hasta ahora, solo he podido leer la parte final del informe. Pero lo que siento es indignación por la brecha entre lo que puede verse como un gran avance, el informe en sí y la comunicación que se hace de él. El mensaje de Vincent Ducklert sobre el trabajo de su comité sigue estando lleno de ambigüedad. Un problema, en particular, me parece problemático: la conclusión muy falsa de la «no participación» de Francia. Esto se dice, mientras que al mismo tiempo se afirma que hay una gran evidencia de su responsabilidad. Es como si estuviéramos tratando de minimizar la gravedad del interrogatorio.

Esto me enfurece aún más que Vincent Ducklert parezca combinar esta conclusión con otro mensaje destinado a disuadir a quienes quisieran ir ante la justicia, con el pretexto de que las apelaciones no pueden prosperar. No decide.

El informe Duclert menciona la ceguera de Francia más que la complicidad en el genocidio, ¿no es eso suficiente a sus ojos?

Jeanne Aller Kayigirva: El genocidio estaba planeado y las autoridades francesas tenían todos los elementos para tomar una decisión informada. Decidieron no hacerlo. ¡No pueden esconderse detrás de la supuesta ceguera!

Además, mi investigación jurídica me permite entender que la definición de complicidad adoptada por los investigadores en este informe es restrictiva: significa que este término implica que necesariamente hubo una voluntad de hacer daño. Sin embargo, en otra jurisprudencia, y me refiero a la realizada durante el juicio de Maurice Papon en 1998, la fiscalía no retuvo esta «voluntad de dañar» como constitutiva de complicidad en un crimen de lesa humanidad. Por eso insisto en que la justicia tendrá que hacer su trabajo.

Finalmente, el informe cobra a los muertos y limpia a los vivos. Vincent Ducklert señala la responsabilidad de Francois Mitterrand, entonces presidente de la República, y parece estar eliminando a Hubert Vedrine (secretario general de Elise en 1994, nota del editor) que no habría tenido coraje contra Mitterrand. Este es un paso atrás a la vista de este informe, que parece decir lo contrario.

Después de todo, ¿el informe Duclert ofrece, como señaló el presidente de la República, la posibilidad de pasar página?

Por lo que he visto, este informe no es, por así decirlo, un «fraude», es incluso un paso adelante. Esto permite documentar las cadenas de responsabilidades, en particular del personal específico. Pero esto es solo un paso. Algunos podrán pasar página, Estados Unidos también, las nuevas generaciones también. Pero, como víctimas, dejen de hablar en nuestro nombre y piensen que es fácil. No tenemos una página para pasar. Hemos perdido el nuestro, estamos envejeciendo y no hemos recibido justicia. El mínimo es al menos una reparación simbólica.

¿Qué espera del presidente Macron tras la presentación de este informe?

Hablo por mi mismo. Pero si la evidencia es amplia, como se ha dicho una y otra vez, si se establece la responsabilidad de Francia, entonces, como sobreviviente del genocidio tutsi, espero que Emmanuel Macron, el jefe de estado de Francia, «se disculpe con nosotros». de Francia. No me refiero aquí al arrepentimiento expreso de un estado hacia otro estado. No, hemos sufrido una pérdida que Francia reconoce de una vez por todas por sus deficiencias con respecto a nuestras familias destruidas debido a estos errores comprobados. Estas fuertes palabras que estamos esperando deben protegernos de otras palabras ofensivas que tienen como objetivo minimizar esta responsabilidad o evitar que esta historia se escriba para siempre. Este es el mínimo.

Entonces tenemos que separar el discurso político de la ley. Un discurso que puede dar el Presidente de la República, con el peso político que tiene su palabra, sobre el trabajo que puede hacer la justicia. Le pediré al presidente que abra estos archivos a otros investigadores para que la historia pueda seguir escribiéndose y transmitiéndose a los niños en las escuelas. Y pediré a la justicia que tenga acceso a estos documentos. Deja pasar la justicia y discúlpate.

¿Ibuka, su asociación, tiene la intención de emprender nuevas acciones legales?

No puedo hablar en nombre de la asociación, pero está claro que el tema se discutirá y se preguntará. De Ibuka y otras asociaciones. Y me parecería normal que las personas, yo mismo u otros supervivientes, también pudiéramos buscar justicia en nombre de las pérdidas causadas.

- Advertisement -spot_img

Mas noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Otras Noticias