15.8 C
Málaga
sábado, 17 abril, 2021

Del país americanizado al científico anémico

No te pierdas

Luisiana (20-12-1803)

El 20 de diciembre de 1803, Francia cedió territorio de Luisiana a los Estados Unidos a cambio de quince millones de dólares. Antes de que él, en ese momento, el Primer Cónsul, conocido como Napoleón Bonaparte en su etapa preimperial, vendiera a los estadounidenses lo que se convertiría en su decimoctavo estado, Luisiana estaba habitada por nativos americanos como Choctaw y Atakapa. Los españoles descendieron entonces, liderados por Alvar Núñez Cabeza de Vaca, en una vaca, y se dispusieron a olfatear por las orillas del Mississippi si encontraban buenas vetas de oro, aunque al no encontrarlas dieron paso a los franceses, que se apresuraron a bautizar la región como Luisiana. en honor a su Rey Sol Luis XIV, antes de ser expulsado por los británicos como premio territorial de la Guerra de los Siete Años; botín para compartir con los españoles, que a su vez fue adquirido por la Francia napoleónica, que luego lo revendería a los estadounidenses. Mientras todo esto continuaba, la trata de esclavos africanos, naturalmente dado que los blancos libres no podían trabajar en este clima infernal, llenó las plantaciones con mano de obra gratuita que cosechaba algodón, tabaco y azúcar en Luisiana sin decir nada. Esta queja es mía. y no beberé de esta agua caliente, ni este sacerdote católico es mi padre. Una Confederación hasta los dientes durante la Guerra Civil, Luisiana se vio obligada a abolir la esclavitud cuando fue derrotada por el ejército unionista, respaldado por Lincoln, exactamente ciento cuarenta años antes de que el huracán Katrina desplegara su repugnante categoría cinco sobre la costa sudamericana saliendo de Nueva Orleans. inundando chorros de oro del ochenta por ciento de su alcance. Luisiana tiene Mardi Gras durante todo el año y una cocina de cajún llena de pimienta, y un grito de jazz que todavía se encuentra en los pantanos, y un Barrio Francés con una arquitectura española paradójica y exhibiciones de ranas. perros e incluso bourbon tiene su propia calle en Nueva Orleans. Bourbon Street, por supuesto.

Carl Sagan (9-11-1934 / 20-12-1996)

Ciento noventa y tres años después del nacimiento estadounidense de Louisiana, Carl Sagan fue un astrofísico, cosmólogo, astrobiólogo y escritor que defendió el escepticismo científico y fue pionero en la exobiología, la ciencia que estudia las posibilidades de la vida más allá de la Tierra; alcanzando gran popularidad por la aclamada serie documental de televisión «Space: A Personal Journey» y por su libro «Contact», que inspirará la película del mismo nombre, dirigida por Robert Zemeckis y protagonizada por Jody Foster. Karl, nacido en Brooklyn en el seno de una familia judía ucraniana, descubrió la ciencia cuando asistió a la Exposición Nacional en Nueva York en 1939, y una de sus primeras solicitudes en la escuela primaria fue para un libro sobre las estrellas. Ya graduado en física y doctorado en astronomía y astrofísica, Sagan combinó la facultad con un puesto de asesor en la NASA, donde coordinó el programa Apolo, dando instrucciones a los astronautas en la fase del próximo alunizaje. Pionero en el estudio del efecto invernadero global y defensor de la legalización de la marihuana, Isaac Azimov describe a Carl Sagan como una de las dos personas cuya inteligencia supera a la suya (el otro es el informático y experto en inteligencia artificial Marvin Minsky) y es utilizado por su nombre en clave por los técnicos de Apple Computer para garantizar las ventas de la empresa. El nombre, eso sí, se usó solo internamente, aunque Sagan, ansioso por convertirse en una promoción de producto, envió a Apple una carta de renuncia, que la compañía aceptó, aunque los ingenieros respondieron cambiando el nombre interno original por el de Black. astrónomo (astrónomo terco); una ironía a la que Sagan respondió demandando a Apple por difamación, entre el hecho de que el juez no consideró el término «obstinado» un guiño compasivo sin voluntad de insultar y que Carl tuvo que someterse a tres trasplantes de médula ósea por una anemia refractaria, la obstinada un astronauta se fue al más allá sin corregir la manzana computarizada y, lo peor de todo, sin saber si ha existido vida extraterrestre desde entonces, aunque por un lado la ecuación de Drake sugería la formación de un gran número de civilizaciones extraterrestres, la paradoja de Fermi justificaría la falta de evidencia por lo mismo a través de una posible tendencia de las civilizaciones tecnológicas hacia la autodestrucción. Autodestructivo, que es un gerundio.

- Advertisement -spot_img

Mas noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Otras Noticias