21.3 C
Málaga
sábado, 18 septiembre, 2021

Fukushima, rescate sin fin

No te pierdas

Cerca de la central nuclear de Fukushima Daiichi aún se ven signos visibles del desastre nuclear más grave del siglo XXI, ocurrido el 11 de marzo de 2011. Una vasta área de 337 km2, que une siete municipios, donde vivían poco más de 20.000 personas. permanece completamente fuera de los límites.

La radiactividad alrededor de la planta ralentiza el trabajo

En los meses posteriores al desastre, se aisló hasta el 12% del departamento de Fukushima, es decir, más de 1.650 km2. Y hasta 165.000 residentes fueron evacuados, ya sea por obligación o por elección.

→ LEER. En Fukushima avanza la descontaminación de las tierras más irradiadas

La radiactividad invisible, que actualmente supera los 50 milisieverts por año, el límite establecido en Japón solo para los trabajadores que trabajan en este entorno (1), no es un regalo. Diez años después de un poderoso terremoto submarino de magnitud 9.1 que causó un tsunami mortal e inundó una planta de energía nuclear, la amenaza está lejos de terminar. Debe reconocerse que muchas áreas han sido nuevamente declaradas habitables, luego de intensas actividades de descontaminación en los últimos años. Pero muchas de las personas «desplazadas» de Fukushima son reacias a regresar, a pesar de los incentivos financieros del gobierno y los alquileres baratos.

Los retrasos se acumulan

En el lugar de la central eléctrica, el desafío a enfrentar es vertiginoso. 4.000 trabajadores siguen ocupados todos los días en el sitio para controlar el «monstruo» y tratar de desmembrarlo para hacerlo inofensivo.

→ EXPLICACIÓN. La central nuclear de Fukushima sigue siendo una amenaza

Tras el accidente nuclear, el gobierno japonés y el operador del sitio de Tepco (Tokyo Electric Power Company) se comprometieron a desmantelar la planta y sus cuatro reactores en los próximos treinta o cuarenta años. Sin embargo, si ya han logrado retirar el combustible nuclear de los reactores 3 y 4 de la planta, los retrasos solo se acumulan debido al nivel todavía muy alto de radiactividad. En 2020, todavía alcanza los 500 microsieverts por hora.

Para el reactor 1, que resultó gravemente dañado por una explosión de hidrógeno provocada por la fusión del núcleo, la recuperación del combustible gastado del tanque de almacenamiento se pospuso hasta fines de 2031. Esta operación debía completarse a fines de 2021. de la remoción de escombros radiactivos, una mezcla de combustibles fundidos y diversos materiales como acero y hormigón ubicados en el recipiente y la retención de los reactores 1, 2 y 3, la operación, postergada por un año, no debería comenzar hasta el 2022.

El sitio aún no es seguro

A pesar de todos estos esfuerzos, muchos científicos consideran insostenible el objetivo inicial, que era completar el desmantelamiento para 2051. «En esta etapa, no sabemos si es factible», dijo Tetsuji Imanaka, físico y profesor de la Universidad de Kioto. Centro Experimental Nuclear. Según él, la simple eliminación de residuos contaminados «es increíblemente difícil». Consiste en la remoción con la ayuda de armas robóticas de materiales altamente radiactivos de una estructura de acero con un espesor de 15 a 20 centímetros, que también está protegida por muros de hormigón.

→ LEER. Fukushima oscila entre verde y nuclear

El peso total de estos escombros se estima en 880 toneladas. «En diez años, Tepco acaba de lograr tener imágenes del interior de los recintos, y eso es todo lo que han podido lograr», explica el profesor Tetsuji Imanaka. Y la operación de retirada, prevista para 2022, solo prevé recuperar … unos gramos de escombros nucleares.

Tepco está haciendo todo lo posible para calmar a la opinión pública

Irónicamente, para ilustrar la inestabilidad de la situación de la tierra, un terremoto de magnitud 7.3 sacudió Fukushima el 13 de febrero. Esto provocó una caída repentina del nivel del agua en los reactores cerrados 1 y 3. Tepco ha estado haciendo todo lo posible para calmar a la opinión pública durante un mes. Pero todos ven que la amenaza aún acecha. «No se puede descartar el escenario de otro desastre nuclear causado por un fuerte terremoto», dijo Tetsuji Imanaka. Especialmente porque los reactores 1 y 2 aún no se han vaciado de combustible gastado. “El riesgo no es grande, admite el científico, pero en el peor de los casos puede provocar fugas de agua en las piscinas y liberar radiactividad muy importante. Todos los trabajadores alrededor de los reactores deberán ser evacuados. «

El futuro del sitio se suma a este problema ya urgente del desmantelamiento. «Los funcionarios estatales han prometido a los funcionarios de Fukushima que en 40 años convertirán la planta en un páramo sin riesgos para la salud. Esta es una tarea muy difícil de realizar, incluso cuando se cierra una planta que no ha tenido un accidente. ¡Esto llevará al menos cien años y requerirá un presupuesto faraónico de más de 770 mil millones de euros! », Explica Shuji Matsuoka, profesor de la Universidad de Waseda, especialista en casos.

Los costes de cierre se estiman en 60.000 millones de euros.

El gobierno estima actualmente el coste de cierre de la planta en 60.000 millones de euros. Preguntado sobre el tema, Tepco, que no quiere cuestionar el desmantelamiento desde hace treinta o cuarenta años, explica que «este es un proyecto global sin precedentes». «Nos estamos centrando en los próximos diez años. Todavía es difícil predecir cómo procederemos con el desmantelamiento «, agregó la empresa.

→ SOPORTE. Fukushima: «Se han aprendido muy pocas lecciones del desastre»

Para las autoridades japonesas, uno de los problemas actuales se refiere a la gestión del agua radiactiva. Hay una emergencia: corren el riesgo de alcanzar el límite de capacidad de almacenamiento del sitio (1,37 millones de metros cúbicos) para el verano de 2022. En octubre pasado, el gobierno de Yoshihide Suga decidió arrojarlos al océano antes de retirarse de la fuerte oposición del público. El% de los japoneses está en contra, según una encuesta de enero, y especialmente la de los pescadores locales. De hecho, el 70% de los 1,2 millones de toneladas de agua purificada aún superan los estándares sanitarios permitidos.

Las autoridades están comprometidas a reducir significativamente las sustancias radiactivas (cesio, tritio, estroncio) en estas aguas para evitar riesgos para la salud. Sin embargo, los pescadores en el lugar controlan todos sus peces solo para vender aquellos con radiactividad por debajo del estándar sanitario (100 bequerelios / kg). Para ellos, esta liberación de agua radiactiva al océano tendría un efecto devastador. «Todos a mi alrededor están en contra», dijo Takehito Nitsuma, de 60 años, quien también es pescador. Si se realiza el rechazo, diez años de esfuerzo serán destruidos «.

—————

Cronología del desastre

11 de marzo de 2011: El terremoto de magnitud 9.1 frente a la costa este de Japón es uno de los más poderosos registrados en el mundo.

El terremoto provocó un tsunami que toca las costas durante 30 minutos (Fukushima, Miyagi e Iwate), con olas de más de diez metros. Mató a 15.899 personas y dejó 2.527 desaparecidos.

La «ola» golpea la planta de energía de Fukushima Daiichi. Privado de energía, ya no puede enfriar el núcleo de tres de sus seis reactores de fusión. Varias explosiones de hidrógeno devastaron los reactores en los días siguientes.

Se ha anunciado una zona de evacuación de 20 km, 164.865 personas fueron desplazadas. Todavía hay 36.811 en su lugar.

Solo quedan 337 km2 de área restringida (2,4% del territorio de la prefectura de Fukushima contra 12% en 2011).

En la devastada costa este Se construyeron diques de más de 430 km para protegerse del inminente tsunami.

- Advertisement -spot_img

Mas noticias

¿Que te ha parecido la noticia?

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Otras Noticias